miércoles, 10 de mayo de 2017

Nos vemos en Instagram


Mi vida es un carnaval. Lo siento muchísimo, queridos lectores, pero ahorita mismo no puedo alimentar dos blogs. Dejo este hilo abierto, aguardando tiempos más calmados, y mientras tanto os espero en Instagram, donde publico Semanalmente mis lecturas. ¡Hasta siempre!

domingo, 13 de noviembre de 2016

La increíble historia del pez carlista que murió en un bar facha

En este fin de semana que termina no he podido actualizar con una recomendación de libro porque estaba en Pamplona presentando el mío, en Madrid en la feria Bíocultura y en la mañana de domingo me dediqué a investigar en mi casa sobre Calderón para una ponencia que leeré en un congreso..., y no pude publicar mi crónica de "un libro para ser feliz", pero os recompenso con "un relato para ser feliz", una historia perfectamente real que me sucedió hace mas de una década:

LA INCREÍBLE HISTORIA DEL PEZ CARLISTA QUE MURIÓ EN UN BAR FACHA

Yo ya no tengo peces porque sus múltiples y variadas muertes me han traumatizado. Se me han muerto los peces de todas las maneras posibles e imposibles, pero ninguna tan terrorífica y absurda como la que supuso el fin de Carlos Séptimo.
Carlos Séptimo era un pez blanco con una boina roja en la cabeza, por lo que mi padre le bautizó con tal regio nombre, pues era sin duda un pez carlista. Me pareció un buen presagio, pues mis anteriores peces (eran dos) fueron adquiridos el domingo en el que ZP ganó las elecciones, les llamé "Zeta" y "Pé", y fallecieron en un par de meses. No comment.

Carlos séptimo era tranquilo y hasta solemne. No tenía la vivacidad de "Chispa", mi pez favorito, naranja y dorado, pero bailaba en la pecera y me miraba de vez en cuando. Ya llevaba seis meses de vida feliz cuando llegó el verano, y yo me lo llevé al Norte, bailando en una botella de agua de litro y medio. Mi mejor amiga me dijo que debía cambiarle el agua porque con las altas temperaturas se podía cocer en su propio jugo, así que lo hice.
Paramos en "Pepe el facha", un bar de Despeñaperros creo recordar que hace gala de fascismo y de los mejores bocatas de jamón ibérico de esta nuestra España. Me detuve en el cuarto de baño, lleno de pintadas furiosas, y le cambié el agua al pez. Cuando quise entrar en un excusado yo misma, dejé la botella al cargo de una limpiadora que allí había.
Salí del retrete y me encontré a otra limpiadora distinta que miraba al pez con cariño, y me dijo:

- Mi compañera ha ido a por un cubo para que el pez esté más ancho.

Corroborando su versión, unos minutos después llegó la primera empleada con un cubo enorme y sin preguntarme nada, al tiempo que yo gritaba "¡no!", tomó la botella con mi bonito y tranquilo pez carlista y la vació en el susodicho cubo. Me lo entregó como si hubiera salvado la civilización occidental:

- Ahí lo tienes, más ancho que Pancho.

Me asomé al cubo lleno de agua y me llegó un olor a anchoas en vinagre que me dejó tumbada.

- Ay, no, estoy viajando y no puedo llevar esto, dije, y cambié al pez a un agua limpia lo más rápido que pude, pero llegué tarde. Carlos Séptimo no volvió a ser mismo. Empezó a parecer adormilado, descolorido y al día siguiente estaba de medio lado, síntoma fatal. Pronto llegó el fin.
No he vuelto a Pepe el Facha. 

domingo, 6 de noviembre de 2016

Cinco razones para amar a Harry Potter

En realidad quería comenzar este espacio con una disertación sobre los personajes masculinos de las novela des Jane Austen, pero me hallo en pleno brote de "Pottermanía" y mucha gente no me entiende, por lo que ´voy a detenerme a analizar posibles motivos de mi desaforada pasión, mientras te recomiendo Harry Potter y el legado maldito, eso sí, si eres conocedor al menos medio de la saga.


Como primer "Bonus track" oofrezco este vlog que hice para mi canal en el que repaso la Feria del Libro Antiguo que visitó mi ciudad a principios de mes, y en la que tuve encuentros interesantes como la tradicional visita a la caseta de Ángeles Sancha y conversación con Alfonso Martínez Galilea, gran personaje dentro del mundo literario en Logroño, que me regaló un libro genial de un poeta arnedano..., o como el encuentro imprevisto con Santi Navascués, el poeta navarro hijo del poeta Javier de Navascués, que acaba de ganar un premios (el hijo...)

En el vídeo hablo un poco de las razones por las que me apasiona Harry Potter, y paso a resumirlas:

1) He leído los libros, pero no he visto las películas, algo que me parece fundamental. Recuerdo que con catorce años vi las películas "Sentido y sensibilidad" de Ang Lee y "Mucho ruido y pocas nueces" de Kenneth Brannagh, ambas siguen estando entre mis favoritas a día de hoy y me llevaron como un ciclón hacia Shakespeare y Austen, dos de mis autores de cabecera. Pero eso se debe a la maestría de los directores y es una excepción: el viaje contrario nunca me ha salido bien.

2) Soy profesora de Didáctica de la Literatura en los grados de Infantil y Primaria, Facultad de Educación de la Universidad Internacional de La Rioja, así que puedo dedicarme a la literatura juvenil sin absurdos cargos de conciencia. No me planteo frases del tipo "¿Qué haces leyendo esto y no leyendo a Borges?" que a veces acechan como si estuvieras haciendo un feo a uno por dedicarte al otro: cada autor tiene su momento, y lo mío es hasta ¡trabajo!

3) Como profesora me interesa el fenómeno de que una saga haya conseguido hacer leer a tantos niños en el mundo, y creo sinceramente que es porque j.K. Rowling inventa todo un mundo. Y eso es algo que siempre nos fascina, la faceta del autor como creador. La fantasía, dijo Freud, está en la base psíquica del niño cuando juega y del autor cuando crea, por eso la literatura fantástica hermana al niño y al adulto.

4) Adoro la navidad, las chimeneas, las estrellas... toda una imaginería que está presente en estos libros. Harry Potter es el mito de la Cenicienta con el género cambiado y la magia de por medio. Harry Potter es la historia de alguien que no tiene un hogar y lo encuentra.

5) Sin embargo, las razones esgrimidas hasta ahora son de índole personal, voy a intentar ser algo más profesional en el último motivo:
La evolución de los personajes merece mucho la pena, y sí que me parece buena literatura. Y, sobre todo, en el libro número tres se describe la relación de Harry con el profesor Lupin, y en el libro seis con el director Dumbledore: en ambos casos me parece una gran descripción de lo que debe ser un maestro para un discípulo. Y no es tarea fácil construir una trama así.

martes, 1 de noviembre de 2016

Un libro para ser feliz

Siempre que entro en una librería, en realidad busco eso: un libro para ser feliz. ¿Por qué no hablar aquí de esos libros que nos hacen disfrutar, contemplar la belleza o reír a carcajadas? Esos libros que nos llevaríamos a una isla... porque no necesitan batería externa. 

Soy Adaldrida, autora El blog de Adaldrida: crecí, abrí otro blog de maquillaje, me mudé a Logroño... Y mi espacio original, mi primer cuaderno, se me quedó pequeño, como un vestido muy querido pero ya pasado de talla y moda. Estoy en otro momento, pero eso no significa que no quiera seguir hablando de literatura.

Abro este hilo con la idea de detenerme una vez a la semana en un libro que me haga feliz, con toda la intención de que a vosotros también os llene de ilusión. Mi compromiso es actualizar cada sábado o domingo con un artículo, una opinión, un retal, un apunte... literario, cuyo tono puede oscilar entre lo académico y lo gamberro.
Y, si viene la inspiración, de vez en cuando puedo ir publicando algún que otro proema (poema en prosa) para recordar los buenos viejos tiempos..., pero sin ninguna obligación, como "bonus track", como son en realidad todas las cosas que merecen de veras la pena en esta vida.

Iré ajustando la "carcasa exterior" hasta encontrar la forma justa, pidiendo ayuda porque de diseño y programación yo no sé nada.
Y sin más, queda despedido El blog de Adaldrida e inaugurado este nuevo proyecto: ¡nos vemos en los libros!